2 abr. 2013

Cartel para el Salón del Manga de Cartagena

Hace unas semanas se hicieron públicas dos cosas, una de ellas es que por primera vez se celebrará un salón de manga en Cartagena, y la segunda fue su cartel del cual tengo el honor de ser la autora.

La verdad es que me hizo ilusión que me encargaran el cartel de este evento, y más aún cuando es el primero que se celebra en este lugar. Las siguientes ediciones contarán con un cartel sacado a concurso, así que puedo sentirme afortunada de que por ser la primera vez, me lo hayan pedido a mí directamente.

Así es como quedó:



Como el encargo fue algo precipitado opté por aprovechar una ilustración que tenía que creí que quedaría muy bien con el espíritu de estos eventos, añadiéndole algunos retoques para que quedara mejor como cartel. La verdad me hubiera gustado hacer algo nuevo pero con el tiempo disponible y el trabajo que tengo acumulado vi imposible hacer algo decente, y ya que me lo habían pedido quería un dibujo currado. 
Lo bueno es que es una ilustración que aunque es antigua creo que ha envejecido bien y a la que tengo mucho cariño (la uso en mis tarjetas, salió publicada en el libro recopilatorio "Libro S", en el fanzine Supeingo... así que una vez más esta chiquilla me ha salvado el trasero XD 

Esta es la ilustración original que está en mi deviantart


 Y así es como quedaba en las entradas y en el cartel grandote cuando estaban promocionándose en el Salón de Alicante:



Para finalizar, aunque yo no sé si podré asistir al evento, os dejo la web e información sobre el mismo. Hay bonos descuento por dos días, así que sale bastante económico, por lo que si estáis por la zona no dudéis en pasaros!

Salón del Manga y la cultura japonesa de Cartagena

Días 4 y 5 de Mayo
Auditorio y Palacio de Congresos de Cartagena El Batel
Paseo Alfonso XIII, s/n
30201 - Cartagena



Read More

13 mar. 2013

Perderle el miedo al e-book


Últimamente vengo siendo testigo de diversas discusiones tanto en redes sociales como en la vida cotidiana sobre los libros digitales, si son más o menos prácticos, más o menos atrayentes, mejores o peores para el autor, el librero, el medio ambiente...

No dejan de sorprenderme algunos de esos motivos o excusas que los supuestos ávidos lectores dan para no aceptar el ebook como lo que es: un formato (bastante bueno, por cierto) con muchas ventajas y que puede convivir perfectamente con el papel. Una forma de difusión de la lectura , económica y práctica. Más allá de la libertad de opinión que posee cada uno, creo que en muchos casos adoptamos ideas o conceptos falsos, o al menos poco coherentes, de lo que suponen los ebooks.

Estos son algunos de los motivos más comunes:

 "Me gusta demasiado el papel. El pasar las páginas, cómo huele, su tacto. Creo que es el alma y el espíritu de la lectura."

Estoy de acuerdo y soy la primera que disfruta con el tacto físico de un libro. Tiene su encanto, para qué lo vamos a negar. Pero de ahí a decir que eso es lo que más nos gusta de un libro... no. Lo que cuenta de un libro es la historia que contiene. Las palabras que contiene. Mientras esté eso, no importa que leamos en un libro de una edición de lujo, en una pantalla, o en unas fotocopias. Todo lo demás, es puro fetichismo. Pongamos el ejemplo del cine. La sensación de ver una película en una sala de cine dista de la experiencia que podamos tener  viendo la película en casa. Si bien cada una de las dos cosas nos aporta cosas diferentes (en el cine, las palomitas, la pantalla gigante... en casa, el poder pararla para ir al baño, hablar libremente con quien estemos viéndola sin temor a molestar a nadie...) Con el ebook pasa lo mismo. Con el libro en papel podemos sentir el olor e incluso el sabor del papel al pasar la página, y el dolor en nuestras espaldas o brazos cuando tenemos que cargar con el último tochaco de Canción de Hielo y fuego. Con el ebook, podemos sentir la comodidad de tener todos los libros a mano en todo momento, podemos aumentar el tamaño de la letra si nos estamos quedando cegatos... aunque ciertamente, el tacto de la pantalla puede ser frío.

Aun así no es poca la gente que rechaza el libro electrónico porque “le gusta el olor de los libros” En serio gente... ¿queréis los libros para esnifarlos o para leerlos? 


Yo me los imagino así. Como en los dibujos animados pero con un libro en vez de un pollo asado.


"Ya estamos rodeados de demasiados aparatejos. Al final vamos a acabar atontados." 

Vivimos en una época en la que casi todo el mundo, cuanto menos, tiene un móvil (o dos), ordenador, de mesa o portátil o ambas cosas, y en varias ocasiones, un aparato electrónico extra, sea un mp3 o una videoconsola portátil. Bien, ¿por qué nos rasgamos las vestiduras cuando surge uno más que nos permite algo tan fructífero como leer? ¿De verdad pensamos que un ebook (que contiene, por cierto, libros), nos va a dejar más tontos que pasar la tarde jugando al Angry Birds o escribiendo “ola k ase” por el whatsapp?  Si se trata de elegir entre una cosa u otra, yo casi prefiero algo que me permita leer que estar todo el rato disponible para decir tontadas. De nuevo, estamos hablando de gente que realmente le gusta leer, si a uno no le gusta, pues obviamente un ebook no le va a resultar útil. Pero es curioso que los fervientes amantes de los libros sean los que más pegas le ponen. Porque el papel es el papel. Y volvemos al primer punto, ¿lees porque te gusta oler papel, o porque te gusta leer?
Por otra parte, he de recordar que no sólo con los eReaders se pueden leer y consumir ebooks. Muchos móviles inteligentes pueden abrir este tipo de archivos, y absolutamente todos los ordenadores pueden abrir un pdf. No es necesario adquirir un aparato más.

"Es malo para el editor y la industria, porque al final, se piratea."

Otorguemos un voto de confianza al lector, y a su vez, pidamos un poco de coherencia a las editoriales que se dedican a editar los ebooks. El ebook, por esencia, es infinitamente más barato que su versión en papel. Cuando se edita un libro físico no sólo ha de incluir en el precio los derechos de autor del autor (que por cierto, suelen llevarse un porcentaje ridículo en la mayoría de los casos) y el porcentaje correspondiente a la editorial que lo edita, además de los gastos extra que pueda suponer la maquetación o el diseño de la portada. En el precio también va incluido el precio de la impresión del libro, que puede suponer entre un 10 y un 30 % del precio final. Y además, si ese libro queremos distribuirlo, es decir, que esté disponible en tiendas, ya sea a nivel local o nacional, hay que pagar entre un 40 y un 60% del precio final a la distribuidora. Es decir, que de un libro de 18 euros, la ganancia estimada a repartir entre los “creadores reales” del  libro, ronda entre los 2 y 3 euros en el mejor de los casos.
Con un ebook, no existe la figura de la imprenta ni la de la distribuidora, ya que la propia editorial o el autor por su cuenta se encargan de distribuirlo en sus propias redes o en plataformas que a lo sumo, se llevan un 25% de comisión (hasta donde yo sé).
Por ese motivo, no es lógico, ni moral, ni aceptable, que un libro que en papel cueste 18€ cueste 15€ en formato digital. Ni aunque esté escrito por Cervantes recién salido de la tumba. Porque el precio real del producto, es decir, sin el gravamen del autor y la posible editorial, no se equipara ni de lejos al coste real de un libro físico. Y ese extra, en la mayoría de los casos, no va para el autor/creador.
Por ese motivo, hay que promover, no los libros gratis, si no los libros a su coste justo. Y desde luego, no ser avariciosos y por ahorranos 2 o 3 euros, a veces hasta menos, fusilar el trabajo de la persona que con tanto esfuerzo a escrito ese libro o dibujado ese cómic. Si queremos que este mercado funcione, tenemos que ser honestos, tanto los consumidores, como los creadores de contenidos.

Desgraciadamente, hay mucha cultura del “todo gratis”. Y lo peor es que algunos confunden el término “cultura libre y de libre acceso” con el “todo gratis”, cuando  no es lo mismo. Cultura  accesible para todos significa que sea accesible a todo el mundo incluso para personas con pocos medios (pongamos, que tengan 3 euros en su bolsillo). Como en cualquier producto, el arte y la cultura tiene un valor, un precio justo que permite que sea rentable tanto para el consumidor como para el productor/creador. Y en el mundo del autor de literatura o cómic no ocurre como con la música, que en muchos casos el propio autor puede elegir ofrecer su disco gratis para que la gente acuda a sus conciertos. El autor literario, al final, solo puede vivir de lo que gana con su libro (a no ser que tenga otro trabajo, claro, pero este no es el tema) A lo sumo, puede ofrecer algún tipo de relato gratuito para darse a conocer, pero finalmente, dependerá directamente de la ventas de su libro (no todos tienen el lujo de que luego su novela se adapte al cine y le paguen derechos por ello).

De las editoriales españolas que conozco, hay dos que considero que son un buen ejemplo de lo que estoy hablando (y hablo por experiencia directa con ellos) y estos son Ediciones Babylon y Nowevolution, que disponen de un catálogo bastante majo de libros digitales (con su versión en papel) a un precio muy competente, y sin DRM, lo que permite hacer copias de seguridad en diferentes dispositivos. Si conocéis más, ¡os invito a compartirlas con nosotros en vuestros comentarios!

"Supone la muerte del libro en papel, de las librerías y sus libreros."

Por el contrario, son dos cosas que pueden convivir bien, al igual que aunque abunde la venta digital de películas, se siguen fabricando DVDs. Como he oído decir alguna vez, con la llegada de la televisión se pensó que la radio se extinguiría, y sin embargo, ahí está más fuerte que nunca. En este caso, creo que acabará siendo igual. Todos tenemos cierto afecto por determinados libros, y el tenerlos en formato físico nos da una sensación de seguridad, de poseer un objeto, con cierto afán coleccionista. ¿Pero de verdad acaba siendo necesario conservar libros que hemos leído una vez y que se quedan el resto de los días acumulando polvo en la estantería hasta que acabemos por donarlo o prestárselo a alguien para que repita el mismo proceso? Me viene a la cabeza, por ejemplo, cada septiembre en el que los padres tienen que comprar los libros de texto a sus hijos, a razón de 50 euros por libro, que le causará un daño permanente en la columna vertebral al crío y que pasado un año o acaban en la basura o cogiendo polvo en el trastero porque, desgraciadamente, el hermano pequeño no los podrá reutilizar. ¿Nos damos cuenta del avance que supondría el que existieran libros de texto digitales, a un precio equilibrado, que incluso puedan ser actualizables? Por qué fomentamos que los críos tengan móviles desde  más pequeños y sin embargo, no consideramos la idea de que posean un objeto en el que portar sus libros de texto?

Está claro que el modelo de negocio y la figura del librero tendrán que evolucionar, como todos los hemos hecho, con las nuevas tecnologías. Como ha ocurrido con la música, el cine, la televisión, ¡hay que renovarse o morir!

Básicamente, muchos de los argumentos esgrimidos al final demuestran un cierto miedo al cambio o un romanticismo exagerado por el libro en papel. Cada uno es libre de elegir lo que más le guste, eso no hay duda, pero lo suyo es estar abiertos a los cambios e innovaciones que nos ofrece la tecnología. Sobretodo cuando esa confianza se la damos a casi todo lo demás, ¿por qué con los ebooks va a ser distinto? Si nos ponemos objetivos, nos daremos cuenta de las ventajas reales de este formato:

· Más cómodo
· Más ligero
· Ocupa menos espacio
· Es más ecológico
· A la larga, más económico (el dispositivo es lo más caro)

frente al formato físico...

· Puedo tocarlo
· Puedo guardarlos en estanterías y coleccionarlos
· Huele bien
· Huele MUY bien
· Me lo paso teta oliéndolo

Y lo que nos ofrecen ambos:

· La misma historia que nos encanta
· El mismo comic que nos chifla
· El mismo autor que nos tiene enganchados



Siempre podéis usar esto si la adicción es muy dura

Como he dicho (o no, pero lo digo ahora) esta es nada más mi opinión al respecto. No soy una firme defensora de los ebooks, también me gustan algunos libros físicos, pero trato de estar abierta a un mundo nuevo que nos puede dar muchas posibilidades. Sigo siendo la primera que disfruta viendo su obra publicada en papel, y espero poder seguir haciéndolo, aunque cada vez sea a menor escala. Pero también como creadora sé que puedo llegar a mucha más gente y a muchos más lugares a través de lo digital.

Y también disfruto de mis estanterías repletas de libros. Seguramente siga comprando libros físicos. Pero también me arrepiento mucho de haber comprado algunos que me están ocupando un sitio muy valioso, pero que quiero seguir conservando. Por eso sé que ahora que tengo ebook podré leer mucho más sin tener este problema, y posiblemente los libros físicos que compre serán esos libros especiales a los que tengo ganas de pegarles una buena olida.

Y para terminar, un meme (que para eso estamos en internet) que describe perfectamente todo lo que acabo de decir, pero con fotos:



¡Hale, a leer!

Read More

25 feb. 2013

Tutorial Manga Studio - Tramas

Y vamos con el segundo de los dos tutoriales sobre Manga Studio que hice para "Es la hora de las tortas".

¡Espero que os ayude!


Después de haberos explicado las bases del Manga Studio a la hora de entintar, os explicaré otro de los puntos fuertes del programa, que son las tramas. Para ello utilizaré de ejemplo una de las páginas de mi cómic “Mala Estrella” publicado por Ediciones Babylon.

Las tramas son una técnica muy característica del cómic manga. Se utilizan principalmente para dar sombras, volúmenes, texturizar y crear efectos extras que complementan a la línea. Las más básicas son las de puntos, con las que podemos dar sombreados en diferentes grados de gris, dependiendo de la densidad de la misma.

En Japón son muy comunes y todavía hay dibujantes que utilizan la trama tradicional, que consta de una hoja de papel transparente adhesivo, con la trama impresa, que se recorta y pega directamente sobre la página a tramar.
Aquí en España hay menos variedad y son más complicadas de encontrar, ya que no hay demanda suficiente. Por eso, y porque es más rápido y económico, el tramado digital cada vez es más usado dentro de Japón y prácticamente el único modo (o el más accesible) fuera de él.

Para empezar abriremos una página entintada que tengamos lista para entramar (podéis importarla siguiendo los pasos de mi anterior tutorial)


Abriremos el panel de “Materials” haciendo clic sobre el icono de la imagen o en Window/Materials


Primero empezaremos por poner las tramas básicas, es decir, los sombreados. En la carpeta “Tone” tenemos las “Basic Tone” y la primera de ellas son las de “Screen” Dentro de éstas, tenemos diferentes tramas, en las que varía la forma del punto que contienen (círculo, línea, elipse, cuadrado...) La más habitual para el sombreado es la circular o de puntos (dot) que es la que usaremos.


Dentro de las tramas de puntos encontraremos diferentes lineaturas (que son la cantidad de líneas de puntos de la trama, imagino que será por pulgada o por centímetro, no estoy segura) Cuanto más bajo sea el número de lineatura, más grandes serán los puntos de la trama. Lo habitual es que la trama sea como mínimo de 60L, que es la que usa manga studio por defecto, pero eso es al gusto de cada uno.
Dentro de la lineatura elegida, encontraremos las densidades de trama. Cuanto más bajo sea el porcentaje, más clara será la trama.
Es aconsejable no meter tramas demasiado oscuras para las sombras ya que en la impresión suelen oscurecerse.


Arrastramos la trama elegida sobre el dibujo. Se creará una nueva capa con la trama.


Seleccionamos el contenido de la capa dando a ctrl+A y borraremos el contenido con ctrl+X. La capa tiene que mantenerse pero ha de estar vacía.


A partir de ahí todo lo que se pinte sobre esa capa llevará esa trama (para hacerlo podéis usar la herramienta de pluma, la de pincel, el marcador, hacer selecciones...) Es conveniente no abusar de las tramas, es preferible pocas sombras bien puestas que utilizar muchos tonos de gris y que quede empastado. Aunque eso ya va con el estilo y gusto de cada uno.

No os preocupéis si en pequeño no se ven los puntos. Están ahí, y si hacéis zoom podréis apreciarlos.


Se puede cambiar la lineatura y el ángulo de la trama una vez puesta. Hacer doble clic sobre la capa de la trama y saldrá menú de las propiedades. También se puede cambiar el tipo de punto (círculo, cuadrado, diamante...) y la densidad de la trama.
Para aplicar los cambios, hay que dar a “ok” en el menú de propiedades.


Para hacer degradados, seleccionaremos el trozo en el que queremos poner el degradado. En el mismo apartado de “Basic Tone” encontraremos los “gradations”, en los que también podemos seleccionar la lineatura. Hay diferentes tipos predefinidos, por tamaño, por forma (lineal y circular).


Insertaremos el degradado igual que hicimos con la trama anterior, arrastrando sobre el dibujo. La trama saldrá en la zona seleccionada, y también se creará una capa nueva con el degradado.


En las propiedades de la trama (haciendo doble clic sobre la capa del degradado) lo podremos mover girarlo y ajustar el tamaño del degradado, así como la repetición (loop para que se haga un bucle y “none” para que sea un degradado con un principio y un final) También, como en el caso anterior, podremos cambiar la lineatura , el tipo de punto, la densidad...


Para las tramas especiales, haremos lo mismo que con los degradados, seleccionando las diferentes tramas disponibles a nuestro gusto, y arrastrándolas sobre la página. También podremos retocar después a mano, pintando sobre la misma capa (que dibujará la trama que tiene pegada) En las propiedades de trama podremos cambiar el tamaño, moverla...


Os invito a investigar la gran biblioteca de tramas que posee el Manga Studio, desde las más básicas a tramas con fondos completos que pueden sacaros de un apuro.


Un apunte más. Otro de los recursos que se usan mucho en el manga son las líneas cinéticas. El manga studio tiene varias tramas con líneas cinéticas predefinidas, pero también se pueden hacer al gusto, mediante la herramienta de focus lines and speed lines.
Filter/Render/focus lines: para hacer líneas cinéticas con un punto de fuga.
Filter/Render/speed lines: Para hacer líneas cinénticas paralelas.

Una vez hayamos insertado cualquiera de las dos, nos saldrá un menú en el que podremos controlar las propiedades del mismo.



Una vez hayamos colocado las líneas, damos a ok, y podemos borrar las líneas sobrantes seleccionándolas y borrándolas con ctrl+X o con la goma de borrar.


¡Y ya tenemos nuestra página terminada! Como podéis ver es muy rápido y sencillo poner tramas con este programa. Si tenéis alguna duda, no os cortéis en preguntar y así entre todos podemos ir completando este tutorial. 

Si queréis ver el proceso completo de ésta página y otra diferente, os dejo este vídeo:



Read More

17 feb. 2013

Tutorial Manga Studio - Entintado de una ilustración

Hace cosa de un mes me ofrecieron hacer un tutorial para la página de noticias de cómic "Es la hora de las tortas"  De esta oferta surgieron dos tutoriales especializados en el programa Manga Studio, el cual utilizo para la mayoría de mis ilustraciones y con el que dibujé el cómic de "Mala Estrella" 
A continuación, comparto con vosotros el primero de los dos tutoriales, en el que explico un poco cómo utilizar el Manga Studio para el entintado de cómics e ilustraciones. Pretende ser un tutorial muy básico pensado para aquellos que empiecen de cero con el programa. 

______________________________________


El Manga Studio es un programa pensado para dibujantes de cómic Manga, ya que provee herramientas útiles para el trabajo de cómics en blanco y negro, como las tramas, y herramientas para cualquier tipo de cómic, como los bocadillos de texto, líneas cinéticas, reglas de formas y perspectiva, entre otros. También se puede usar para cómic o ilustraciones en color, aunque hasta la versión 5 (que saldrá en el 2013) no se introducen herramientas lo suficientemente potentes para compararse a otros programas como Photoshop o Painter.

Sin embargo, es un programa que es muy útil para la ilustración en el sentido que es un buen programa para el entintado de los dibujos a línea. Photoshop, por ejemplo, a pesar de ser un programa muy completo, se hace complicado a la hora de entintar, ya que no tiene corrector de trazo y es muy sensible a los pequeños temblores que podemos tener a la hora de dibujar con la tableta gráfica (por muy buen pulso que tengamos)

Es un tutorial muy básico que espero que os sirva para familiarizaros un poco con el programa.

La versión de Manga Studio con la que trabajo es la EX4, pero las herramientas que tratamos están presentes tanto en la EX3 como en las versiones “Debut” de este programa.

Abrimos una nueva página en File/New/Page o pulsando ctrl+N. En el menú que nos saldrá podemos elegir el tamaño de página que necesitemos y su resolución. Es importante poner el tamaño que queramos ahora ya que el programa no permite redimensionarlo posteriormente a menos que exportemos el archivo.

Una vez tengamos la página podemos importar nuestro dibujo escaneado.


Una vez lo hayamos importado, podremos ajustarlo a la página. Una vez demos a “OK” el dibujo se copiará en el documento en una nueva capa.


Para que el dibujo sea más sencillo de entintar, podemos cambiar el color de la tinta de nuestro dibujo a lápiz, haciendo clic sobre el botón “Color View” del menú de capas. Yo lo tengo por defecto en azul, pero se puede modificar en las preferencias de la capa, haciendo clic derecho sobre la capa/ Layer Properties/Alternative color of gray (ahí se abrirá una paleta de muestras donde podremos elegir el color que queramos. Incluso podemos poner cada capa de un color.



El diseño de Manga Studio es bastante similar al de Photoshop en cuanto a iconos/capas se refiere. En el menú “Layer” podemos crear capas, borrarlas, guardarlas en carpetas, etc, al igual que en Photoshop. Aunque el Manga Studio maneja diferentes tipos de capas, incluso capas de vectores, nosotros nos centraremos en las “Raster layers”, que son las capas que te salen por defecto cuando creas una nueva capa.

Crearemos una nueva capa para el entintado, clicando el icono “New Layer” o desde Layer/ New Layer. Nos preguntará que tipo de capa queremos, con darle a “ok” creará una nueva raster layer por defecto.

Respecto a las herramientas, si habéis usado Photoshop, muchas de ellas os resultarán familiares. Otras son específicas del programa para crear viñetas, reglas de perspectiva, objetos 3D, texto… más enfocado a la creación de páginas de cómic. Si pasáis el cursor por cada una de ellas, os explicará brevemente para qué sirve.

Yo me centraré en las que son más útiles a la hora de entintar.


Principalmente, usaremos la herramienta plumilla. Al clicar sobre la plumilla, saldrán las opciones de la herramienta (si no salieran, las podemos ver en Window/Tool options)

En este panel podemos elegir el tipo de plumilla, ajustar el tamaño y la opacidad, la variabilidad del trazo, tanto al inicio como al final y la corrección del trazo.



Para hacer efectos en el entintado, podemos usar la herramienta plumilla para borrar líneas o aplicar blancos sobre masas de negros, cambiando el color de la línea por el blanco o el transparente. El blanco pintará en blanco sobre la linea, ocultando todo lo que tengamos detrás, el transparente actuará como goma de borrar. El efecto de briznas de hierba de la ilustración está hecho de esta manera.



Una vez tengamos el entintado hecho, podemos exportar el archivo a otro formato. Por ejemplo, podemos exportarlo en formato .psd de Photoshop para darle color o seguir trabajando en él, o podemos pasarlo directamente a jpg acoplado como dibujo terminado (aunque el propio programa guarda una preview en jpg de menor resolución en la misma carpeta donde tenemos el archivo de manga studio)


Podemos abrir el menú de exportación en File/Export/Image File. Podemos exportarlo siguiendo la referencia en pixels o con las dimensiones de impresión.

En este menú podemos cambiar el tamaño original del dibujo si lo necesitamos, ya sea modificando las medidas o con la referencia del %.

El Manga Studio permite exportar en los tipo de archivo de imagen más comunes, como bmp, jpg, tiff… y además permite exportar en formato .psd de Photoshop, manteniendo si queremos las capas que hemos creado en el Manga Studio. En el menú “Settings” podemos modificar esto.


Y con esto, ya podemos o continuar nuestro dibujo en otro programa, o exportarlo para subirlo a la web, imprimir... etc. 

Espero que este tutorial os ayude a introduciros en este estupendo programa! 

Si queréis ver el proceso completo que seguí para esta ilustración, aquí os dejo este vídeo: 


La ilustración final la podéis ver y comprar en formato póster, lienzo y libreta haciendo clic aquí
Read More

21 ene. 2013

Primer contacto con la caligrafía y pintura japonesa

El 2013 ha empezado con mucha fuerza y no he perdido ni un momento en ponerme a hacer todo lo que me propuse para este año.
Una de las cosas que no me propuse este año pero que tenía suspensas de los propósitos del 2012 era practicar el dibujo de una forma más didáctica o apuntarme a alguna clase relacionada con lo artístico, a ser posible, algo tradicional, ya que el trabajo me inclina a trabajar de forma totalmente digital.
Así que cuando vi el curso de Shodo (caligrafía japonesa) y Sumi-e (dibujos a tinta japoneses) que organizaban las maestras Elena Hikari Luciana Rago  en Madrid, pensé ¿qué hay más tradicional que eso? Me apunté al instante.

Había visto a estas dos artistazas en acción en una exposición sobre arte y cultura japonesa que celebraron en diciembre junto a Rieko Mikami, artista de Kakejiku (rollos colgantes decorativos)  y me quedé flipada con este arte tan meditativo y trascendental.

Porque si algo tiene el Shodo y el Sumi-e es que precisa de un equilibrio físico y emocional increíbles, y si no los tienes (como me ocurre a mí, que tengo más morralla en la cabeza que materia gris), supone un desafío y un trabajo continuo de tus límites y frustraciones. Una conexión con uno mismo y con los materiales que utiliza (el pincel, mi nuevo mejor amigo). Y tuve la suerte de encontrar dos geniales maestras que me lo trasmitieron a la perfección.

Desde luego, es algo que necesitaba, así que el taller se me quedó hasta corto, por lo que acabé apuntándome a las clases regulares de caligrafía. Así que esperad más entradas al respecto los progresos de mis engendritos ;)

El curso duraba 12 horas. En ese tiempo aprendí a hacer dos kanjis, Hikari  (Luz) y Camino 道 (Michi), y el dibujo del bambú. ¡Para ello tuve que repetir cada uno unas 500 veces sobre papel de periódico y guías telefónicas! 


El ambiente de la clase fue maravilloso. ¡Todos estábamos tan concentrados que se nos pasó el fin de semana en un plis!
Al final no pude resistirme y me pillé un sello de la genial  Rocío Torres. Es mi cascabelito! 


Al finalizar la clase, Elena nos regaló una caligrafía a cada uno con nuestros nombres. ¿No es preciosa? En la mía escribió el significado literal de Henar, que es "campo de heno", que en japonés sería "Hoshi Kusai Hadake" 

Mata ne! 



Read More

11 ene. 2013

Hiragamita

¿Alguna vez os habéis planteado estudiar Japonés?

Yo como buena aficionada al manga, movida por la curiosidad y tras ver una gran cantidad de animes y mangas, tuve mi momento en el que quise aprender al menos un poquito de japonés. Nunca llegué a ir a una academia, así que lo poco que llegué a aprender fue por mi cuenta.

Por si no lo sabéis, la escritura japonesa cuenta con tres "alfabetos" distintos.

Hiragana: Silabario con el que se escriben fonéticamente palabras, partículas y desinencias verbales japonesas.
Katakana: Silabario con el que se escriben fonéticamente palabras de origen extranjero y onomatopeyas.
Kanji: Ideogramas que simbolizan conceptos. Pueden llegar a ser muy complejos y tener un gran número de trazos. De hecho, la caligrafía en japón es considerada un arte.

Si bien el aprender el el significado y la escritura de los kanjis se me escapaba totalmente de las manos (ya que existen más de 10.000), los silabarios constan de 46 caracteres cada uno y son más asequibles a la hora de escribir en japonés.

Imaginad mi ilusión cuando me pidieron ilustrar una baraja de cartas para aprender este bonito idioma.



"Hiragamita" Es una baraja de 50 cartas en las que se ilustra el silabario Hiragana y se enseña cómo escribirlo, pronunciarlo, y ejemplos prácticos con vocabulario japonés. Es un buen sistema para conocer las bases de la escritura japonesa. Entre otras cosas, se ilustran ciertas escenas y elementos característicos de la cultura japonesa. Cuenta con 47 ilustraciones inéditas, todas realizadas por mi.



Mimitos, vuestro gato favorito, es el protagonista de muchas de ellas!





Datos técnicos: 
Alto: 9,3 cm
Largo: 6,3 cm
Ancho: 2 cm



Si la cosa funciona, es muy probable que se editen más barajas de este tipo, para el silabario Katakana, e incluso los kanjis básicos. Todo depende de la acogida que tengan.

Si queréis haceros con vuestra baraja, la podéis conseguir por 15 € en la tienda online de Ediciones Babylon. También la podéis conseguir en los salones de cómic y manga a los que asista Ediciones Babylon.


Read More

Contact

Feel free to contact for further information about commissions, interviews and exhibitions.



CC
Designed By Blogger Templates